AÑO INTENSO

El 2017 parece que ha ido mejor o no?

AÑO INTENSO

Poco le queda a 2017 para decirnos “adiós”. Ha sido un año intenso por muchos motivos. El año de la victoria española en dos de las tres categorías de MotoGP, la recuperación en ventas de motos “no scooters”, la otra recuperación, la de la crisis (será para algunos, ya que la brecha salarial, la que separa a los ricos de los pobres, se ha ensanchado peligrosamente). 

También ha sido el año de la sequía, con un país que se desertiza por momentos mientras respiramos niveles peligrosos de CO2 a diario en las grandes ciudades; sin saber por qué, continuamos sin apostar por la moto para mitigar los nocivos efectos de la polución. Ha sido el año de la muerte de seres queridos por todos, como el inolvidable Ángel Nieto. Pérdidas, como otras, que nunca olvidaremos por muchos años que pasen.

El año de las reservas hoteleras “al noventa y tantos por ciento” en puentes y vacaciones, del Euribor por debajo de “cero”, de los llenos en los Grandes Premios con una afición española demostrando, una vez más, luces y sombras. Sea o no “afición”, también ha sido el año en el que más usuarios de la moto han dado positivo en los accidentes en los que se han visto involucrados.

¿Qué significa esto? ¿Todavía tenemos que hablar de arrancar la moto con tasas prohibidas de alcohol en sangre? Se trata de algo francamente lamentable que expresa, y no muy bien por cierto, parte del comportamiento de un colectivo que no se merece esa fama. Mejor pensar así que de otro modo, visto lo visto. No es justo que el año en el que, aunque sea de forma tímida, suben las ventas de motos de cierto porte, coincida con unas cifras penosas que relacionan los accidentes en moto con el alcohol; al menos en un porcentaje preocupante. Vergonzoso.

Sea como fuere, sigue siendo prioritaria una conducta inducida desde la niñez y la adolescencia en forma de asignatura pendiente, nunca mejor dicho, que puede llamarse “educación para la ciudadanía” o como quiera el gobierno de turno desee hacerlo… ¡pero que lo hagan ya! ¿Por qué será que en estos asuntos, que se ven relacionados con muchos otros, en España seguimos a remolque como si todavía estuviéramos cohabitando en una vieja dictadura que nos lastra todavía hoy en pleno siglo XXI?

El año de los adelantos y los logros parecen recordar a los atrasos, de modo que mientras continúe siendo así, el camino difícilmente será el correcto. Cómo no y, mientras tanto, seguiremos montando en moto, nuestra “quitapenas” de todos los días o de fin de semana. Ella nos da tanto que sería injusto no devolvérselo. También en invierno. Mira en nuestra web: tienes todas y cada una de las prendas que necesitas para ir al trabajo o de vacaciones seguro y protegido, sin temor alguno a la crudeza invernal. ¿Quién dijo miedo? Por pagar la crisis los menos pudientes, sí, por montar en moto, en absoluto.

Feliz salida y mejor entrada de año. Miremos hacia delante. ¡Vamos a por él!

Volver al listado de noticias