Circuito del Jarama: la leyenda continúa

Un circuito histórico con voluntad de seguir siendo útil. 

Circuito del Jarama: la leyenda continúa Muchos de nosotros todavía recordamos aquél emotivo sábado en el que se rindió homenaje al más grande piloto español entre los grandes. Ángel Nieto estuvo muy presente entre las miles y miles de almas que acudieron al circuito del Jarama el pasado verano. Muy pocos dirán que la gran mayoría acudió allí por primera vez precisamente ese día, entre otras cosas porque interesa, y mucho, continuar hablando de la tan popular, en todo el mundo, afición española. Nada nuevo. Pues bien, una vez más, desde este espacio continuamos haciendo de “abogados del diablo”, o tal vez haciendo honor a una verdad que no interesa, alzando la voz en contra de los incapacitados mentales, pero siempre rompiendo una lanza a favor de los verdaderos aficionados, aquellos que sienten la moto muy dentro, personas respetuosas con su gremio y con los demás, buenas gentes que solo buscan disfrutar de la verdadera pasión que nos une. ¿Cuánto “postureo” hubo en las instalaciones del RACE? Sobrado, porque no era el momento de recriminar nada ni a nadie. Excelente ocasión pues para mostrar hasta dónde el inepto social sin silenciador es capaz de llegar. Fueron aquellos que salieron en las fotos de los periódicos, en los reportajes de las diferentes televisiones… Esos aportan carnaza al mirón que busca sorprenderse con algo fuera de lo común. Repulsivo. Si las nuevas generaciones cuentan con un buen caldo de cultivo, si aprenden desde pequeños a manejarse con la seguridad vial, si adoptan en sus mentes lo que es ceder el paso por ley o simple educación… Si logramos todo eso con la juventud que nos empuja, demostraremos que algo en este país está cambiando de verdad; pero si parte de las nuevas generaciones son las que irrumpen en el GP de Jerez o en el homenaje al Maestro, mal vamos. Han pasado de romper por aclamación popular Tomcat y CBR a destrozar R1 y GSX-R. Antes se robaban aquellas Kawasaki y Honda, ahora estas Yamaha y Suzuki. Fea conclusión, cierta desgraciadamente. De vez en cuando, echar la vista atrás nos da perspectiva de futuro. Payasadas aparte, retomamos el pulso de la frase anterior de la mano del trazado del RACE. Lejos de poder albergar pruebas mundialistas o del Nacional de Velocidad por sus características, propias de un circuito nacido a finales de los años 60 y apenas desarrollado en las décadas posteriores, sin embargo ha sabido adaptarse a los tiempos que corren ofreciendo lo que podría denominarse un “bien común”. No todo es competición en la vida motociclista. Las artes de la conducción pueden, y deben, ponerse en práctica en una pista cerrada. Su desarrollo es vital para nuestra seguridad, por lo que aprovechar un circuito como el del Jarama resulta más que apropiado, imprescindible para todo motorista que desee crecer como tal, entender mejor su moto, saber hasta dónde es capaz de hacer disfrutar a su propietario, cómo le protege, cuándo y por qué entra en escena el sistema ABS en una frenada de pánico… Son muchas las razones por las que un circuito debía significar una obligada peregrinación para el motorista, y no solo a sus gradas, que también. Así, la empresa encargada de gestionar las instalaciones de la pista madrileña ha pasado de ofrecer grandes momentos de competición mundialista a hacer lo propio con carreras locales. Al mismo tiempo, la pista se encuentra abierta a cualquier aficionado que busque superar sus capacidades de pilotaje en un entorno seguro, vigilado y ampliamente preparado para ello. Correr por encima de nuestras posibilidades en carretera abierta implica, cada vez más, un riesgo innecesario para nuestro carnet por puntos, para nuestra salud y la de los demás; ya no digamos para nuestra maltrecha imagen ante el profano, ávido por dar palos a lo que sea con tal de descargar su furia… La última noticia conocida de la gestión del Jarama por parte del RACE ha sido la del reasfaltado de la pista para este próximo verano. Una excusa más para visitarlo y probar ese plus en seguridad del que dispondremos en uno de nuestros circuitos más técnicos del planeta. Ya no se hacen trazados así, y si ha servido de escuela para tantos y tantos pilotos y aficionados, ¿por qué no aprovecharlo hoy? Sin duda, la nueva gestión de sus instalaciones está ofreciendo una savia nueva, renovada y cabal que pone en práctica lo que años atrás no se aplicó, algo tan sencillo como el sentido común. Continúa así el legado de la eterna leyenda que supone para muchos motoristas de bien el circuito del Jarama. Una nueva torre de control, boxes renovados, inéditas y amplísimas salas para diferentes eventos, un restaurante donde comer bien es de ley y, a partir de agosto de 2018, un nuevo asfalto. Renovarse o morir. El RACE ha decidido hacer lo primero. ¡Larga vida a la leyenda! ...

Volver al listado de noticias