Horarios: de lunes a jueves 10:00 a 14:00h y de 16:30 a 20:00h / viernes 10:00 a 20:00h / sábados 10:00 a 14:00h

Guantes (Cuero / Textil)

Guantes outlet moto madrid

Son muchos los motoristas que circulan sin guantes, ya sea aludiendo falta de tacto enfundado con ellos o simplemente por el calor excesivo en verano. Ninguna de las dos excusas es válida. Tienes a tu disposición un largo listado de guantes que aportan más tacto del que imaginas incluso en invierno, donde el acolchado puede restar ciertas sensaciones a los mandos; pero es tal el nivel de seguridad el alcanzado con ellos, que cualquier otro argumento en contra queda en un segundo plano. Así, en verano busca un guante que no carezca de protecciones si circulas por carretera y viajas a menudo; en ciudad tal vez puedas rodar con algunos más livianos y cortos, pero con un mínimo de protección en zonas clave como los nudillos y la palma de la mano. En invierno, la membrana interior no deberá faltar, así como un mínimo de ajustes y protecciones que se extenderán hacia la caña, cuanto más larga, mejor. En la calidad de la piel o su mezcla con tejidos resistentes al desgarro como el nylon, así como el acabado en su combinación, encontrarás diferencias entre unos y otros.

  1. El guante debe quedarte, una vez enfundado, como eso mismo: un guante. Algo que deberás llevar al pie de la letra en tu par veraniego, donde no necesitarás crear una cámara de aire para evitar el frío, sino amoldar todo lo posible la mano al interior de la piel del propio guante. Por muy finos que sean, no evites contar con protecciones en las zonas más expuestas en caso de caída. Te salvarán, si el arrastrón es serio, de necesitar ayuda durante una temporada para algo tan sencillo como coger un cubierto y comer por ti mismo...
  2. Si en verano puedes tener parte de excusa para circular con guantes ligeros, en invierno nuestra recomendación es que no evites un generoso acolchado y una buena membrana. Al "peculiar" tacto con ellos puestos te acabarás acostumbrando. Todo sea por salvar las duras temperaturas ambiente que, como sabrás, se ven reducidas mucho más mientras circulamos. Siempre podrás encontrar guantes menos "acorazados", pero contra el frío y la lluvia toda protección es poca. Ten en cuenta que las manos y los pies sufren de forma especial la falta de riego sanguíneo cuando el mercurio baja peligrosamente. Ponle freno en la medida de tus posibilidades.
  3. Resulta recomendable en tus guates invernales dejar una pequeña cámara de aire entre el final de tus dedos y el interior del guante. De esta forma estableceremos una barrera mínima, pero efectiva, entre el frío y el propio tejido del guante. Además, al no estar en contacto directo con nuestros dedos, no forzamos las costuras hasta llegar a romperlas con las uñas, perdiendo impermeabilidad.
  4. Debes vigilar la protección de cada guante. Cuanto más armado esté, ya sea por el empleo de las propias protecciones o refuerzos en zonas vitales como la palma de la mano, exterior de la misma, cuidados en el delicado dedo meñique o en el muy expuesto pulgar, mejor que mejor. En la zona superior nunca está de menos la cada vez más típica ristra de protección de nudillos, mientras que en las falanges cada elemento, aunque sea acolchado o refuerzo en doble piel, siempre será de agradecer en caso de desastre.
  5. Los cierres en un guante son vitales. No serías el primero al que se le sale un guante en una caída, aumentando los riesgos de una seria lesión en las manos de los que te hemos hablado un poco más arriba. Lo básico deberás encontrarlo en un buen ajuste justo a la altura de la muñeca; si solo dispone de elástico, no resulta muy recomendable aunque sea lo mínimo exigible. Lo ideal es una buena tira de velcro que ajuste esta zona, combinada con otro cierre por cremallera o tira gruesa de velcro que cerrará, tanto como necesitemos, la zona de la caña. También se emplean tiras de goma con cierre por pasador-prisionero, pero el sobrante acaba suelto y con riesgo a quedar enganchado. Por cierto, la caña deberá alojarse por dentro de las mangas de tu chaqueta. Así evitarás que el agua se cuele desde arriba hacia dentro del guante al quedar protegido por la superficie exterior de la manga.
  6. Importante: si el material usado para la fabricación es el cuero, este material necesita los cuidados tradicionales con crema que lo nutra y limpie. No lo olvidéis, así evitaremos grietas y el deterioro prematuro.
Guantes de moto

Articulos de motos y motoristas a precios de stock - Outlet Moto Madrid